EL VIAJE COMIENZA ASEGÚRESE DE APARECER EN EL MAPA

¿Qué pasa después de tener claros sus Buyer Persona y sus promesas de valor? ¿Cómo recorre el consumidor el viaje que sigue? ¿Qué debe hacer usted para facilitarle los pasos?
El viaje del consumidor, como lo enunciamos en la entrada anterior a este blog, puede transcurrir en un par de semanas o puede ser cuestión de varios años, todo depende, no solo de su producto o su servicio, sino del momento que está viviendo el consumidor mismo, de las necesidades que está experimentando y de si lo encuentra a usted y a su marca en el proceso de satisfacerlas.

Como es de imaginarse, la incidencia en la vivencia y la necesidad del consumidor es relativamente baja (no nula, pues es sabido que una de las características de la publicidad es esa capacidad de generarnos deseos y necesidades que no sabíamos que teníamos), no obstante, usted sí tiene el deber, como marca, de estar ahí para generar conciencia de su existencia. Sabemos que esto, para la mayoría de las marcas, es insuficiente: ¿para qué generar conciencia si lo que se requiere es intención de compra y compra? Pues porque el camino del consumidor es un paso a paso, muy semejante a un proceso de conquista amorosa. Imagínese que se interesa por alguien con quien está estudiando su diplomado en mercadeo, usted se imagina el resto de su vida con esa persona, porque así de impactante fue el flechazo. Pero, lo primero que debe hacer, si quiere que su anhelo se convierta en una realidad, es hacerle notar que usted existe. Y la paciencia y la prudencia son sus mayores aliados, no puede llegar, presentarse y decirle de entrada que usted es el que pasará el resto de su vida con esa persona (bueno, puede hacerlo, pero las probabilidades de generar la reacción que usted espera son bajas, quizás se rían ambos, pero, lo más probable, es que su futura pareja de por vida quede al borde de un ataque de pánico).

Entonces el primer paso es GENERAR CONCIENCIA de su existencia. No es difícil, ya usted hizo juicioso su ejercicio de Buyer Persona, entonces ya sabe qué necesita su prospecto, dónde busca aquello qué necesita, qué lugares frecuenta, qué medios consume y qué necesidades puede satisfacerle usted por medio de su propuesta de valor. Es hora de actuar: hágase visible.
¿Cómo hacerse visible para su cliente?

1. Publicidad: Darse a conocer por medio de estrategias publicitarias, tanto online como offline (sí, la publicidad offline sigue siendo de gran importancia, así que no la descuide dentro de su mezcla de mercadeo).
2. Mercadeo en redes sociales: La cantidad de personas que consumen las redes sociales diariamente es asombrosa y la pauta en ellas es muy económica, así que hacer una buena estrategia de mercadeo digital en redes sociales puede resultar una medida acertada para su marca. No obstante, recuerde que usted se está metiendo en la vida privada de sus clientes, que la gente accede a sus redes para conectarse con sus amigos, familiares y seguidores; que está en búsqueda de inspiración o de oportunidades laborales, procure, entonces, que el contenido que desarrolla sea acorde con las características de cada una de las redes y que esté a la altura de lo que su buyer persona desea consumir.
3. Motores de búsqueda: Tener un buen posicionamiento en los motores de búsqueda también es una excelente manera de darse a conocer. Para esto, además de la inversión en publicidad, es importante que genere contenido de valor para sus clientes: sí, su sitio web necesita darle algo a cambio al mundo, un blog en el que usted comparta lo que sabe es una muy buena idea.
¿Ya tiene su primer paso listo? ¿Necesita asesoría y acompañamiento? Contáctenos, en Esquema tenemos expertos en publicidad y mercadeo, tanto offline como online, que pueden ayudarle a llevar su marca al próximo nivel.

Espere más del Maravilloso Viaje del Consumidor en próximas entregas.